martes, 3 de septiembre de 2013

Confianza en los jóvenes

Los preparativos del curso escolar me llevaron a un Preuniversitario tunero cuyo director es un jubilado de las FAR que se negó a llevar vida de retirado, pues se siente y luce joven para dedicarse solo a las labores domésticas. Mientras conversaba con él, sentí un poco de alivio por los criterios que me expuso para dirigir un centro docente y la fe que tiene en los jóvenes. Para empezar, el hombre no es un detractor del reguetón -no es que escuche a Osmany García o al Yonky en sus ratos libres- pero apuesta por combinar a Silvio Rodríguez con los Desiguales en los momentos de ocio de los muchachos. Tiene un diagnóstico de cada estudiante donde incluye, desde quiénes tienen a los padres en misiones fuera del país, hasta cuáles muestran tendencia de incorporarse a tribus urbanas. Y, yo le creí cuando me dijo que no reprime a ninguno, pero la infformación le sirve para estar al tanto de cada conducta y no medirlos a todos por le mismo rasero. Según he escuchado a mis vecinas matriculadas en esa escuela, el tipo tampoco es un ogro, ni dirige aquello como una escuadra de infantería. Pero, las sayas a cuatro dedos de la rodilla, de acuerdo con el Reglamento, sí lo puedo comprobar cada mañana. Y nada de pantalones caídos para los varones. Hoy temprano pensé que habían suspendido las clases por alguna razón, pero me llamó la atención que quienes quedaron fuera de la escuela eran varones. El director en persona les impidió la entrada a quienes llevaron los pelados con "pinchos", "bistec", "yonky", ni similares. Todo parece indicar que este director de escuela se toma en serio su responsabilidad,pero el curso pasado lo mismo hizo gestiones para llevar a los mejores alumnos a alguna piscina que a actividades recreativas nocturnas con el visto bueno de los padres. Una de cal y otra de arena. Lo mejor de todo es que me aseguró que cree en los jóvenes, son los mismos que cumplen una misión militar, que quienes asumen responsabilidades, solo que "no se les puede sacar el pie" (así interpreté yo toda su explicación de la familia, los valores, la sociedad actual, la crisis económica). Cuando salí de la institución pensé en la frase martiana sobre el mejoramiento humano y la utilidad de la virtud. (Foto de István Ojeda Bello)

1 comentario:

Jacob K dijo...

Hola Iris,
Hoy solo vengo a presentarme oficialmente para invitarte a mi blog. Apenas estoy comenzando y busco amigos para compartir un poco de lo que hago. Si te gusta y me acompañas también tendrás un nuevo amigo, si así lo deseas.

Saludos
Jacob K