sábado, 16 de mayo de 2009

Cuba bajo el mar

Cuando vi aquellos pies pataleando en una playa de Amity y cómo terminaron, hacía tiempo ya había notado que las profundidades marinas y los deportes acuáticos no iban a ser mi fuerte. Al terminar de ver la película Tiburón, la original que comienza con aquella escena, fue suficiente para tener claras esas ideas. Aunque pensándolo bien, en Cuba, con tanta gente viviendo a la orilla del mar, no somos fuertes en estas prácticas, ni en el voleibol de playa o la vela, ni nada de eso.
Más adelante o por esa misma fecha de la película, en la Vocacional de Holguín, me apunté en natación con la idea de aprender y lo único que conseguí fue hacer el papelazo dos veces por semana de fingir nadar fuera del agua y hasta con una tablita en las manos estiradas hacia adelante, porque las dos piscinas olímpicas de la escuela pasaban casi todo el curso escolar sin agua. Y yo, como todas en aquella área deportiva, rezaba porque no hubiera ningún grupo de muchachos por allí que nos viera "nadando". En una de esas piscinas, en algún momento de la Secundaria aprendí a nadar sola -en realidad tenía la teoría-.
El respeto por las profundidades marinas no me impide apreciar estas bellezas, pero solo estoy dispuesta a conocerlas así, gracias al lente, en este caso de Chris Smolewski, amigo polaco residente en Canadá y, como ya conté antes cuando escribí sobre Covarrubias, junto a su esposa Magdalena, quien lo espera en la orilla mientras él bucea, es visitante repitente de los corales al norte de Las Tunas.
Apostemos porque el cambio climático, la pesca indiscriminada y otros fenómenos que afectan estas especies en el mundo, no nos conduzcan a guardar estas imágenes como museables.


6 comentarios:

Carlos M. Perez dijo...

Muy buenas imagenes. Me pasa como a ti, prefiero ver el fondo marino de esa forma. Ademas, tengo mas afinidad por el rio que por el mar, aunque el horizonte sobre el mar no tiene comparacion.

Aguaya dijo...

Qué fotos tan bellas!!! y qué colores!!!
Leí tu comentario en el blog de Algodar...

Al Godar dijo...

Esas fotos me hacen recordar cuando era un adolescente y pasaba horas y horas buceando en la costa norte de La Habana.
Muy buenas.
Saludos,
Al Godar

El sitio de Iris dijo...

Gracias por los comentarios, Charly, Aguaya y Al. Cuando me hicieron llegar estas imágenes no me pude sustraer a la idea de aprovecharlas, compartirlas. Tampoco es un paisaje que una vea a menudo ni siquiera en fotos. Por desgracia, me han advertido que estas especies sufren con los fenómenos climáticos, pero con las acciones humanas tanto o más.

Jesica dijo...

Hola Iris...no se como llegue a este blog pero me encanto! Cada nota que lei, aunque aun me falta terminar...son verdades que a veces uno trata de pasar desapercibido...
Mi nombre es Jesica, soy de un pueblito de Buenos Aires, (Argentina) y ha sido un gusto conocer este blog y personas que piensen como usted..

Mercedes dijo...

Hola Iris... Mi nombre es Mercedes. Soy cubana, pero vivo en Ecuador desde el 2005. Estaba navegando por el internet, y debido a un error que cometí salió tu blog. Me quedé mirando las fotos que colocaste en él... Verdaderamente, son preciosas. A diferencia de algunos que te han dejado sus comentarios, me fascina el mar y he tenido la oportunidad de hacerlo en varias partes de Cuba, especialmente, en la Isla de la Juventud, pues trabajé en el Centro Internacional de Buceo Hotel "El Colony" y allí fue donde pasé el curso de buceo e inicié mis experiencias en el buceo...
Te felicito por tu blog, y espero que sigas colocando fotos, tan bellas, como las que aquí tienes ahora. Tu blog es una manera de insentibar a los demás para que cooperen en el cuidado del medio ambiente, que es una obligación de todos...
Seguiré visitando tu sitio...
Saludos...