viernes, 14 de enero de 2011

Reclamo de justicia en El Paso

Mi amigo y colega Julio está en El Paso, Texas. Desde allí y para el Diario de esa ciudad da cobertura al juicio de Luis Posada Carriles. Es este un privilegio, que desde el punto de vista profesional ubica a las personas en un acontecimiento relevante. De hecho, sus materiales periodísticos han servido de fuente para el seguimiento que se le da en Cuba a ese encausamiento.
Desde pequeños, los cubanos nacidos a partir de la década de 1970 (y Julio es uno de ellos), crecimos escuchando el nombre de Posada Carriles como sinónimo de tristeza. Casi únicamente a ese personaje y sus acólitos se les endilga el adjetivo de "connotado" para llamarlos terroristas. Y, es que este hombre protegido de la CIA nacido en Cuba, comparte la autoría con Orlando Bosch también radicado en Miami, de la voladura de un avión con 73 vidas inocentes a bordo. Al momento de celebrar su "éxito" se escudaron en la justificación de que eran 73 comunistas y confesaron su culpa.
Sin embargo, hoy en El paso solo se juzga a Luis Posada Carriles por haber mentido para entrar a los Estados Unidos. Y el país erigido por sus gobernantes como garantes de la lucha contra el terrorismo, intenta ignorar aquel suceso de 1976, además de otra campaña más reciente para hacer estallar bombas en hoteles habaneros y que costó la vida del turista italiano Fabio Di Celmo.
Mi amigo y colega Julio tiene la responsabilidad, no solo de dar cobertura noticiosa al juicio, sino de ser representante con su sola presencia y un trabajo digno allí de los cubanos que crecimos con esa tristeza y no pueden estar en El Paso del lado de quienes reclaman justicia.

No hay comentarios.: