domingo, 2 de noviembre de 2008

¿En peligro de extinción?

Las noticias internacionales llueven sobre la reducción de tiradas de periódicos, pérdidas en los ingresos, despidos de su personal y, para colmo, el fin de la edición impresa de publicaciones centenarias y su desplazamiento hacia internet. El más reconocido caso: el "The Christian Science Monitor", de Estados Unidos.
Cuando unos 10 años atrás algunos expertos hacían tales predicciones, otra buena parte de ellos rebatía estas ideas. Quizás por una especie de negación de lo desconocido o falta de visión a largo plazo, para la mayoría de los periodistas o analistas del sector, los vaticinios sobre la desaparición paulatina de la prensa impresa eran ideas descabelladas de mal agüero y estrategias de mercado para fijar la mirada en la joven world wide web.
Por otro lado, los teóricos aseguran que la llegada de internet coloca a los periodistas en la lista de especies en peligro de extinción. El hecho de que cualquier persona, poseedora de la tecnología y el deseo de crear una web, ocupe la postura antes restringida a unos pocos de convertirse en emisor de mensajes ¿hace peligrar una profesión de siglos?
Mencionar esta posibilidad ante un grupo de reporteros encontraría, sin dudarlo, la más furibunda contrapartida. Nos escudamos en el hecho de que la gente siempre necesitará quien les hable e interprete la realidad por encima de lo evidente. Ese alguien entrenado para ver lo novedoso o cuando “el hombre muerde al perro”, parafraseando a Vivaldi, y llevarles a los públicos los dramas y las historias que se hallan por doquier; un narrador de la vida.
En esta última década, sin más ni más, desaparecieron del diccionario y de los almacenes de los periódicos los rollos o películas fotográficas, al irrumpir sin pedir permiso la omnipresente ya cámara digital. ¿Será que no vimos en ello lo que nos aguarda? Publicaciones de países ricos o pobres por igual debimos montarnos en ese tren tecnológico.
Al menos en Cuba, los periódicos y revistas son ediciones impresas con una redacción digital, ¿acaso la siguiente parada de ese tren tecnológico nos reserva publicaciones digitales con una edición impresa? El futuro sigue siendo difícil de predecir. Yo me rehuso a dar pronósticos, porque además de que no soy especialista para aventurarme a ver más allá de mañana en cuanto al futuro de los medios de comunicación, sigo apegada a ver la tinta sobre el papel, al olor de los periódicos; aunque ya me cueste prescindir de esta herramienta insuperable que es internet.

1 comentario:

Tunas-Cuba-Sao-Paulo dijo...

Hola Iris, muy buenas tus opiniones en relación al desarrollo de la tecnología. Eso ocurre y no solo con los periódicos. Recuerdo hace algunos años cuántas fotos mande a revelar, después, además del costo, la mayoría de las fotos iban a parar al cesto, actualmente apenas ya se revelan fotos, las seleccionamos a la hora, algunas las coleccionamos en nuestra máquina y la minoría las imprimimos. También ocurre algo parecido con el uso de los correos, apenas se usan para enviar paquetes, las cartas, en la mayoría de los países ya eran, nació y se popularizó el correo electrónico. Pues nada, vamos a mantenernos como Rebelde, !!Al Ritmo de la Vida!! y porqué no, usemos el desarrollo de las nuevas tecnologías. Un abrazo